El verano… Largos días de juegos, excursiones y baños bajo el sol… La época más anhelada del año, sobre todo para los niños y adolescentes, y ¡no es difícil entender por qué! 

Después de un duro año de aprendizaje y esfuerzo en el colegio, nos encontramos frente a una larga temporada de libertad para disfrutar con nuestra familia y amigos.

Pero cuidado, el verano también puede convertirse en tiempo de inactividad y aburrimiento para muchos. ¿Por qué no invertir este tiempo en aprender algo nuevo y conocer gente distinta?

Los campamentos de verano son el plan perfecto para que nuestros jóvenes combinen una experiencia de aprendizaje y crecimiento, con la posibilidad de hacer nuevos amigos y de disfrutar de practicar deportes apasionantes, de aprender un nuevo idioma, o simplemente de desarrollarse mediante el juego, el deporte y el intercambio con los demás.

Elegir el campamento de verano que nuestros hijos necesitan puede resultar algo complejo, porque cada niño es un mundo y tiene unas necesidades e intereses concretos, y porque la oferta es amplísima. 

Por este motivo, a continuación te presentamos algunos consejos que te ayudarán a tomar la decisión correcta.

¿Cómo saber cuál es el campamento perfecto?

1. Determina tu presupuesto y tómate tu tiempo

Porque el dinero importa, te aconsejamos que enfoques esta decisión como una inversión y no como un gasto. Los campamentos pueden ser experiencias muy valiosas que fomentan el crecimiento y el aprendizaje a muchos niveles.

Es fundamental hacernos cargo de que, dependiendo del tipo de actividades que se ofrezcan, se asumirá un nivel de inversión u otro. Hay actividades que suponen un desembolso mayor, como puede ser la equitación, el desarrollo tecnológico, las actividades acuáticas o la multiaventura…en comparación con otros campamentos de verano cuya oferta de actividades es menor o más sencilla.

Aun así, focalízate en la relación calidad-precio, no en el precio más bajo. Es importante valorar la oferta de alojamiento, comida y excursiones que los campamentos ofrecen.

Por otro lado, dado que tanto la oferta como la demanda de campamentos de verano es muy amplia, te recomendamos que busques con la máxima antelación posible y que le dediques tiempo a la búsqueda. Investiga, pregunta, compara… ¡Así acertarás de lleno con tu decisión!

2. Toma la decisión junto a tus hijos

Tus hijos serán los protagonistas de esta historia, por lo que es indispensable que cuentes con ellos durante la toma de decisión.

En primer lugar, asegúrate de que están preparados. Iniciar una aventura hacia lo desconocido puede dar algo de vértigo. Trata de motivarles en este sentido y fomenta su confianza.

Si participan del proceso de búsqueda, es muy probable que se sientan más seguros y que puedan “ponerle cara” al sitio en el que sin duda vivirán una de las experiencias más beneficiosas y estimulantes de su vida.

3. Selecciona el tipo de campamento de verano más apropiado

¿Campamentos de día o residenciales? ¿En España o en el extranjero? ¿Con clases o sin clases….?

Para artistas, para deportistas, para innovadores, para los más pequeños, para aventureros, otros más académicos…

Cada persona tiene unos intereses y unas capacidades distintas. A veces algunos niños pueden sentirse fuera de lugar por no encontrarse en el entorno adecuado para ellos. Si su interés es la pintura o el teatro, foméntalo buscando un campamento que ofrezca este tipo de espacios de creación, aunque también ofrezca otro tipo de actividades más físicas. Si son unos apasionados del deporte, dales alas para que practiquen su actividad favorita y descubran nuevos deportes.

Es importante encontrar el balance entre diversión y aprendizaje.

¡Porque para cada talento, hay un campamento!

4. ¿Qué quieres que aprendan tus hijos con esta experiencia?

Antes de iniciar la búsqueda. Tómate un tiempo para pensar cuál es la ganancia principal que quieres que tus hijos obtengan con esta experiencia. ¿Quieres que aprendan inglés?, ¿que tu hija entable nuevas amistades y viva un verano inolvidable?, ¿que practiquen deportes al aire libre y se alejen de móviles y videojuegos por un tiempo?

Cuanto más afinemos la búsqueda y asentemos nuestras expectativas, más posibilidades tendremos de acertar con nuestra decisión.

5. Conoce a fondo la organización que te ayuda

Como todo en la vida la experiencia es un grado. Asegúrate de que tus hijos se encontrarán en un entorno seguro y sano, de que la organización responsable es de confianza y de que cuenta con un equipo de profesionales al cargo que cuiden de su salud, seguridad, alimentación, y apoyo durante el campamento de verano.

Como puedes ver, hay bastantes factores a tener en cuenta a la hora de encontrar el campamento de verano idóneo para nuestros hijos, pero con una buena organización y siguiendo algunos consejos prácticos, conseguirás que tus hijos conviertan su verano en una experiencia especial y distinta.

Los campamentos de verano suponen la oportunidad perfecta para que tus hijos crezcan, salgan de su zona de confort y aprendan a adaptarse a nuevos entornos, para que hagan ejercicio al aire libre y para que conozcan nuevas amistades. ¡Los beneficios son incontables! 

Este verano, emprende con tus hijos esta mágica aventura.